Con las palabras creamos el mundo, el que queremos vivir y legar, podemos crear uno donde la armonía reine, dónde la palabra sea cuidada con amor, dónde seamos conscientes de lo bella que es la oportunidad de disfrutar de la vida en esta Tierra, de sabernos consecuentes y vivir como verdaderos hijos del Todo.

Estas nueve palabras, siete con los colores de los chakras del cuerpo físico y dos con los colores de las siguientes dimensiones a las que nos conectamos desde el amor son correspondientes con la vibración de este. Están en armonía con las acciones de ese momento de la energía, su acción, color, sonido nos sintonizan con un mundo más humano.

Reflexionar en ellas nos activa la energía de cada color en nuestro cuerpo en cada estado de conciencia del presente que co-creamos, para así hacernos responsables y amarnos más

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *